24 de enero de 2009

¡QUISIMOS MORIR AL VER ESE VESTIDO!

Si bien es cierto que para gustos no hay nada escrito y que a los expertos en moda, diseñadores, críticos y eruditos en trajes, protocolo y grandes eventos les pareció una maravilla el traje que lucio Michelle Obama la noche del martes 20 de Enero pasado…muchos no se atreverán a expresarlo, supongo, pero algunas mujeres del planeta quisimos morir al verla vestida poco menos como un pato.

Parecía una bola de nieve, no se podía mover, menos bailar y el mundo entero estaba muriendo en vida, al menos las mujeres de los países libres, cuando trataba de no caerse, trastabillaba, se jalaba la media cola del traje, sudaba brea en vez de estar como “siempre” tan entera y conforme consigo mismo, haciendo gala de esa personalidad que siempre la distinguió y que a todos nos pareció estupenda.

Que paso, que fallo? Michelle Obama una mujer de una energía sorprendente, agrado desde un principio por su carácter de mujer libre, una educación superior por sobre todas las cosas, con una personalidad que inclusive hizo brillar, mucho mas allá de lo esperado al marido y por lo cual ahora, el esta como: prácticamente “el hombre mas importante del mundo”, el líder del cambio, el mandatario del planeta tierra en busca de una solución a los mayores problemas que ha tenido la humanidad en su historia.

Con tantos problemas que acarrea el mundo en sus espaldas hasta parecería una estupidez que una ciudadana del tercer mundo, se sintiera tan abochornada por el “look” de la Primera Dama de los Estados Unidos, pero lo estuve y no fui la única. Quise morir, yo esperaba verla con un vestido divino que acentuara su figura esbelta, de mujer del nuevo milenio…bien puesta en su lugar. Sin miedo a desfallecer tratando de disimular una cara de “que hago aquí…y no soy yo!”

La Gran Gala Inaugural, el baile del presidente y la primera dama es una tradición muy importante en Norteamérica. Sin embargo, ya han cambiado mucho los tiempos y con tanta tecnología las mujeres del país entero y prácticamente de todo el mundo estaban pegados a sus televisores, para comprobar si Michelle Obama iba o no a ser la nueva Jackie Kennedy.

Seguramente, después de tanta espera, primero la larguísima campaña, los debates, las proclamaciones y las eternas alocuciones, al final del discurso del Presidente Obama, en ese frío de Washington donde todos parecían al borde de un congelamiento total, ya a nadie, siquiera le importaba tanto el hecho histórico de que el nuevo presidente del país más poderoso de la tierra fuera un hombre de color y “negro” una atrocidad para algunos, pero nada ilógico ni mucho menos improbable, en estos tiempos de cambios increíbles.

Que queríamos las “fans” de Michelle? Probablemente una visión fresca, sin nada recargado, quizás las que recordamos a Jackie Kennedy el 20 de enero de 1961, con una traje estilizado, fuera de serie, que apunte al “cambio” y no a las “alfombras rojas” de Hollywood.

Ya tuvimos bastante al ver a Aretha Franklin, quien se pudo dar el gusto de hacernos tragar el pastel de lo horrible y absurdo…pero ella es “Aretha” y se puede dar el lujo de hacer lo que le venga en gana….Michelle estaba haciendo su debut frente a millones de mujeres de los cinco continentes. Quizás fue mal asesorada, su modisto asiático y la presión del protocolo fregaron su momento de gloria, o tal vez, yo no vea las cosas como “tienen que ser” es decir de acuerdo a lo que dictan los diseñadores y modistos de Vogue.

Que tal que hubiera sido un traje de sus amigos y consejeros María Pinto o Narciso Rodríguez, cubanos con buen ojo para la ocasión, los mismos que diseñaron sus estupendos atuendos durante la campaña y que la reflejaron a ojos del mundo de forma casual, dueña de si misma, energética, presumida y hecha una diosa moderna, como siempre la vimos.

Otra cosa hubiera sido sin tanta pluma, perlita y voladitos que pesaban mas que el cansancio que tenia de haberse sostenido e inclusive bailar y “con ritmo” durante todo el desfile, desde las doce del medio día hasta casi las ocho de la noche. La vimos, estuvimos con ella, nos dio dolor de cuerpo al solo pensar en su estoicismo y luego que se aparece en un nido de pollos y ni siquiera tenia ritmo! Ni ganas, que pereza!

No esta echada la suerte, estuvimos al tanto de su trayectoria durante mucho tiempo, no pedimos glamour, sofisticación, esperamos “el cambio”, esa es su consigna, ella ya esta en el firmamento de las “mujeres mejor vestidas del mundo”. Por favor!

Es la Primera Dama de los Estados Unidos y es linda, joven, divina, tiene muchos talentos, jamás supe que Jacqueline hubiera dado un discurso ante miles de estudiantes universitarios ni mucho menos participado en semejante campaña política, única en su genero, la mas sorprendente, la que cambio todos los esquemas…. ella es Michelle Obama! No una quinceañera debutante mexicana llena de voladitos, encajitos y demás perlas.

1 comentario:

  1. No esta mal tu artículo, pero creo que hubiera quedado más completo si lo graficabas con una foto del famoso vestido, nove?

    ResponderEliminar

Derechos de Autor © 2016

Todo el contenido de este blog es propiedad intelectual de Isabel Velasco - isabelvelasco@hotmail.com