4 de febrero de 2009

EL REGALO PARA MI VALENTÍN

Así tuviéramos cien años, nunca llegaríamos a comprender, la importancia, el sentido de un regalo. Este siempre es una demostración de sentimientos, llamado en simples palabras, “te quiero”, “me importas”, “quiero ser tu amigo”, “gracias por tu ayuda” “por tu comprensión” “por estar aquí” y bueno al final de cuentas el “regalo” tiene una importancia increíble en el mensaje que adquiere!

Ya los regalos, los detalles, están perdiendo su significado. Estamos sumergidos en un mundo frío, comercial y el verdadero significado de la palabra AMOR, es ir de compras, ver la lista del menú en un restaurante que sea elegante, comprar compulsivamente, mandar tarjetas y eso en realidad no es amor...

Sin embargo es siempre agradable pensar en algo perfecto para esa persona que significa mucho en nuestras vidas. Además de los regalos a los enamorados, están otros regalos, como por ejemplo a nuestro “masajista”, que importante! al entrenador de nuestro gimnasio, al jefe, al empleado favorito. Está época se convirtió en un negocio gigante que de manera increíble crece a medida que corren los años. A las profesoras, especialmente a la del “kinder” porque pensándolo bien, que haríamos sin ella, a los compañeros de oficina. Generalmente es tradicional en el colegio, la fiesta de “intercambio de regalos” y que difícil es conseguir un regalo que se ajuste a nuestra economía, sin ser demasiado aparente!

De todos modos en estas circunstancias no hay mejor cosa que organizarse entre amigos y quedar en el precio que debería tener el regalo para que nadie compre algo más exagerado y haga quedar mal a los demás. Un ejecutivo que desee regalar una “pequeñez” a sus empleados o a su asistente personal, debería tener en cuenta, los sentimientos del personaje para no hacerlo quedar mal. Somos susceptibles y algo no muy caro seria apropiado, un canasto de dulces, chocolates y galletas es perfecto y se usa mucho. Igualmente una combinación de colonias, jaboncillos y lociones es muy bien recibido y esta al alcance de todos.

En el círculo familiar, no se debería regalar mucho, en algunas hogares el esposo le dará algo a su cónyuge con amor, del bueno, de aquel que dice: “te amo! se mi Valentín” Esos regalos son y han de ser inolvidables. No exagerar, es lo importante. En todo caso lo que cuenta es el detalle la intención, muchos pedirán compromiso.

De todas formas lo que vale es el sentimiento, la actitud, la forma, cuanto valoramos a la persona a quien vamos a regalar algo, que este sea un momento maravilloso, especialmente si se trata de alguien a quien queremos, si está en el presupuesto que bien una joya, pero no hagamos sentir mal a nadie, igualmente no se olviden de los que están solos, especialmente los ancianos, un caramelo, una caja de chocolates tiene el valor del cariño y por un momento quizás hasta se olviden de sus soledades y se sientan felices.

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derechos de Autor © 2016

Todo el contenido de este blog es propiedad intelectual de Isabel Velasco - isabelvelasco@hotmail.com