19 de junio de 2009

VIEJO…MI QUERIDO…VIEJO

En las noches de tormenta que por aquí están llegando con tanta fuerza, cuán difícil es no poder pensar en ti papá. No se donde estés en estos momentos. Quisiera poder sentir tus brazos seguros, fuertes y tranquilos, tu pecho cariñoso donde encontraba tanta seguridad…tus manos fuertes, me cuesta decirlo...Pero te extraño “viejito del alma mía”, querido papá!

Espero no estés en el “infierno” como era tu deseo, siempre bromista y “tomando el pelo” recuerdo claramente que decías: “yo no quiero ir al cielo a tocar “arpa” en una nube, aburrido con los ángeles...” No! “Quiero ir al infierno para encontrarme con gente interesante y tomar champagne, bailar… cuecas, congas, mambos, charlestón y cha cha chas” Bueno eso debe ser interesante para personas como tú. Donde quiera que estés yo creo que estas bien.

La ciudad de La Paz en tu patria querida…esta diferente, no es la misma que dejaste. Ahora está haciendo mucho frio, ya sabes que es víspera de San Juan…te acuerdas que hermosas fogatas hacíamos y los juegos artificiales que te regalaban tus queridos amigos japoneses, los hijos del “Celeste Imperio” como tú los llamabas, menos mal que no estás para ver como todo está cambiando en forma vertiginosa y violenta.

Te estoy viendo caminar de arriba abajo, subiendo y bajando por las hermosas calles de la ciudad, con amigos que encontrabas en todas las esquinas, con jóvenes universitarios que te seguían por todo lado, para aprender, investigar. Saludando a las señoras con esa caballerosidad que te caracterizaba siempre…tantos recuerdos de ti “Señor”!

Miles te recuerdan, y como te añoro yo. Quisiera una y mil veces escuchar las historias en las que te perdías por horas, tus hijas y tus nietos las habíamos escuchado un millón de veces y cuantas veces agradecí al cielo ese don, puesto que a tu alrededor y al paso de los años, me convertí en tu secretaria de memorias “ad honorem” ya que por cada pausa que hacías yo salía con la continuación y así ninguno de los dos perdía el hilo y pues bueno tu me necesitabas y yo aprendí, si que aprendí y mucho!

Gracias por tu vida papá! Muchas gracias. Lamentablemente ya es muy tarde para expresar arrepentimientos, pero ellos vienen en cada letra que escribo, lloro de rabia al pensar “porque no tome notas..Porque no lo grabe!!” Y se me ocurre también pensar que fuimos muy soñadores los dos en confiar tanto el uno del otro.

Te puedo ver en estos momentos en los últimos años de tu vida, cargando con tantos recuerdos, tanta vida plena, bien vivida, aprovechaste al máximo papá, me alegro. Tú sabes cuando pasa el tiempo todo se olvida, pero yo creo que muchos no llegaron a esa etapa en tu caso.

Te recuerdan los niños de los colegios, los escolares, periodistas, escritores, esos patriotas que aún quedan. Personalidades del arte, universitarios, maestros, artistas que de algún modo a través de sus escritos, mensajes y consejos guardan los recuerdos de una Bolivia mejor. Están luchando no han perdido la esperanza.

Al menos tu voz se escucha aun en las calles de la ciudad de tus amores, tu figura celebre paseando por El Prado, subiendo al Parlamento, bajando a la Alcaldía, entrando y saliendo por aquí y por allá, muchos no la han olvidado!

Fuiste el padrino de tanta gente, el padre consejero, el hombre caritativo que dio todo por nada! Si que dejaste recuerdos e hiciste historia! Tal vez si las cosas fueran diferentes hasta muchos se acordarían que tú fuiste el creador de la “banderita de colores” ahora la “whipala” …pero te quiero decir y fíjate...muchos de los campesinos sabios, amigos tuyos, no lo han olvidado! Eso me parece muy bien.

Cierro los ojos y recuerdo tus andanzas por el Calvario en la Revolución de Abril, las noches de coros, piano y canto con las chicas revolucionarias, en medio de penumbras, persecución, contraseñas y la alegría del deber cumplido. No olvido….no puedo…me duele saber que otros proclaman ser los autores del himno a la libertad “Siempre” que salió de la enorme casa donde vivíamos. Las noches que te perdías con los muchachos de la fábrica con latas de engrudo y propaganda a empapelar la ciudad de rosado. Tus escapadas, el escondite, las reuniones de los miércoles, con los grandes movimientistas.

Los carnavales, tan alegre y entusiasta que eras… vestido de pepino repartiendo mixtura, serpentina y confites, ofreciendo challas y recorriendo las calles en la camioneta. Te estoy viendo tirar a los techos los buscapiques y no puedo sacar de mi mente los bailes de disfraces que ofrecías con las grandes orquestas de ese tiempo.

Los viajes a los Yungas por la que ahora llaman la “Carretera de la Muerte”, tú en la cabina, nosotros atrás y sin cinturón de seguridad, encima de un gran banco, al volver chupando naranjas bien abrigadas en ese calor! Una verdadera belleza.

Tu presencia en los recuerdos de las callecitas paceñas es inmensa, el Club de tu vida el gran The Strongest, está de capa caída pero como tú siempre decías, el “gualdinegro” se ha caído muchas veces y cuando se levanta se levanta más fuerte que nunca! Los amigos no han olvidado, aun hay muchos que se dedican a repartir recuerdos del entusiasmo y las barras en las cuales tan célebremente participabas. Yo sí recuerdo a las vicuñitas del Strongest, y tu celebre corbata amarillo y negro!

“Yo soy tu sangre...Mi viejo…yo…soy tu silencio y tu tiempo”

No olvido “padre mío” como trataste conmigo! Si que te esmeraste! No creo que exista un momento del día que no recuerde algo de ti, estas en todo, en los libros, en las bibliotecas en las sombras de los recuerdos de guerras, en cada batalla que veo se libra alrededor del mundo. Yo viví tus recuerdos, escuche las historias en medio de espías, de batallas, de Platanillos y del Chaco, de Litorales perdidos, de glorias de los Colorados de Bolivia. Del mar de Antofagasta, Tocopilla, Mejillones y Taltal.

Yo te vi enfrentar al presidente en pleno patio del Cuartel General y a viva voz decirle “Que Dios lo ilumine Señor Presidente y lo salve de cometer errores de los cuales se pueda arrepentir..Que la Virgen de Copacabana y el Señor de la Sentencia lo ayuden!! Bolivia está en peligro…no se equivoque!

Estoy contigo papá…estoy junto al pueblo que durante cinco días y con pañuelos blancos te despidió….gracias por todo!

Es en Estados Unidos el Día del Padre, felicidades papito!
Por tanta enseñanza, tanta historia, tantos abrazos y amor....Un beso!

“Viejo mi querido….viejo”!

Isabel Velasco

Bookmark and Share

2 comentarios:

  1. Sin lugar a dudas un hermoso homenaje a los padres. Un ameno relato de las vivencias de un expresivo y dinamico "viejo" capaz de actuar como un nino a la hora de tener un tiempo de calidad con sus hijos o capaz de enfrentarse al mismisimo jefe de estado para expresar sus principios. Isabel se queda corta de palabras para abarcar la trayectoria de quien fue su padre, un fanatico stronguista, un autentico movimientista y un incansable animador de la vida en la dinamica urbe paceña.
    Lo unico que Isbel no dice es que su padre fue un destacado hombre público, que goza del respeto y reconocimiento ciudadano.
    Prefiere compartir la faceta individual, espiritual que la inspiró y le motiva a seguir en la rica senda de la experiencia paterna. En ese contexto, quien no haría lo mismo a la hora de rendir "homenaje" y "celebrar" una vida tan abundantemente testimonial?

    Washington DC

    David Marquez

    ResponderEliminar
  2. Deberías tratar de hacer memoria de todo ello y redactarlas en un libro. Con seguridad mucha gente como yo lo agradecería y disfrutaría tanto de lecturas como esta. También recuerdo esa condecoración en el patio del MI GRAN CUARTEL. Es increíble como ese mismo ejército que saludo a tu Papá por su patriotismo, hoy esté subordinado a un izquierdista foráneo. Al menos yo, desgarro mi alma cada que veo eso. En fin, al menos nos queda el recuerdo de hombres valerosos como tu viejo.

    ResponderEliminar

Derechos de Autor © 2016

Todo el contenido de este blog es propiedad intelectual de Isabel Velasco - isabelvelasco@hotmail.com