21 de julio de 2009

SALUDANDO DE JULIO EL GRAN DÍA

ORDENANZA:

“La aurora de este glorioso día será saludada con descarga de artillería, repique de campanas, dianas por las bandas populares, sirenas de todas las fabricas a vapor y de las usinas eléctricas, así como de las locomotoras de ferrocarriles.”

Así comenzaba el programa de festejos del 16 de Julio en esta “Oh Linda La Paz” de antaño, cuando evidentemente vivían en nuestra ciudad verdaderos paceños de corazón que amaban esta hermosa hoyada, la cuidaban, la respetaban, la adoraban.

Sabían conmemorar sus glorias, lamentablemente en nuestros días solo nos acompañan los recuerdos, los paceños de tradición que aún quedan se acordaran con nostalgia, cuando sus abuelos les contaron de las bellezas de esta hoyada maravillosa, a cuyos cerros subían en la noche solo para divisar desde el alto el “hueco” luminoso de lucecitas en millones que recorrían las calles, senderos y avenidas, esa vista parecida al recorrido de una boa somnolienta. Este espectáculo ha quedado grabado en películas y fotografías, mucho más en la memoria de nuestros padres y los que ahora somos abuelos.

Como me acuerdo cuando mi papa desfilaba en la noche del 15 de Julio con los “Amigos de la Ciudad”, hasta el final del Prado luego se iba para desfilar con el Centro Cultural 20 de Octubre y para terminar… se perdía de la casa con sus amigos bailando y disfrutando en las verbenas en Churubamba, eso creo que era pecado, pues mi abuela se hacia la señal de la cruz, al oír el solo nombre del “Sumaruma” pero yo en ese entonces no tenía idea de nada.. Esos desfiles eran espectaculares, con carros alegóricos, estoy mirando el de la Cervecería Boliviana Nacional, era uno de los más grandes, con el Gordo repartiendo su cerveza, otro bárbaro era el de la Power, en ese frio de Julio las chicas paceñas preciosas, casi calanchas, mi mama nos tapaba la cara, diciendo “chicas no miren a esas coquetas, pizpiretas, que vergüenza…la hija de la Sarita! Fíjate en las Almaraz que descaro!”

Eran otros tiempos esas chiquillas bonitas, seguramente estaban con blusas “nylon” que hicieron furor allí por los años 50. Esplendidos eran los carros de la Fabrica Soligno, La Said, La Papelera, un lujo! El Strongest, el Bolívar, con bandas de música, todos los que desfilaban portaban una tea, no sé de donde la sacaban pero así era. Desde la Montes, por San Francisco, cruzando el Prado, hasta el final.

Toda la Alameda iluminada profusamente con centenares de farolitos de todo color, banderitas tricolores y paceñas, las casas engalanadas con luces y adornadas en sus fachadas y balcones, con flores, kantutas, gallardetes y guirnaldas. El Primero en desfilar el Alcalde de la Ciudad, seguido de todas las autoridades municipales, al paso de las notas marciales de la banda del “Compadre Medrano”, gran amigo de mi padre, que querido era ese señor! Todo un personaje paceño. Un gran tipo.

Al día siguiente el Día por excelencia de los “chukutas” el 16 de Julio, era una dicha para nosotros desfilar y concentrarnos en la Plaza Murillo, todo el alumnado, en esos tiempos no habían “tutias” desfilábamos desde el Quinto de Primaria, por orden de tamaño, yo estaba en el Ingles y siempre peleando con las de los Sagrados y del Santa Ana. Las monjas eran las que se lucían puesto que con sus castañuelas nos hacían temblar y el colegio más disciplinado ese era el que mejor se “había portado” y merecía un premio del Ministerio.

Después de la “concentración” ya alejadas de la mirada de los monjas y por supuesto los chicos de los curas, en estampida a comer salteñas al “Tokio” el recordado sitio de lo mas “in” de la juventud paceña en el Prado, que delicia, sin embargo me acuerdo mucho que hacíamos un stop en el Mercado Camacho para pedir al fiado de una de las comadres, que nunca faltaban, una llaucha y picábamos en estampida, las caseritas condescendientes y querendonas de esos tiempos, nos lo “anotaban” y a fin de mes era cuando cobraban o les hacían saber a nuestros papás.

La mayor parte de nuestro recorrido obviamente chequeando a los chicos de la banda del Alemán que era un lujo, eso sí, soldaditos de plomo y de esas películas en blanco y negro donde se ven a los alemanes bien marciales sin torcer el ojo! tipo Hitler o en estos tiempos “coreanos del norte”. Por otro lado los chicos mirando las piernas de las guaripoleras del American Institute, que como eran herejes, ateas, según nuestras mamas y abuelas, nomas por que hablaban ingles! entonces eran más “adelantaditas” y podían mostrar las piernas, de ahí que siempre ganaban todos los campeonatos de vóley, en las canchas de la UMSA ya que la barra era para ellas que se ponían “shorts” en cambio nosotras como monjas un papelón! Abochornadas aunque estoy seguro que aunque figuras como Dolí Rios, Delfina del Carpio hubieran jugado en nuestro equipo, con esas falditas pantalón hasta la rodilla, nada que ver con las del Amerinst.

Juro que cuando comencé a escribir esta nota lo hice muy enojada por todas las estupideces de los festejos del Bicentenario que vi en la televisión, como por ejemplo y “para muestra basta un botón” a Chávez cantando “Alma Llanera”, que es eso chico! Que te metiste por ahí!! En el 16 de Julio en La Paz, Bolivia, país soberano que quieres conquistar!! no se canta otra cosa que no sea “La Paz que en este día…” “Illimani”.. los valses de Chokata!! “Crisantemos “y “Saludando de Julio el Gran Día”!!! De donde tú te sacaste eso de dedicarle al pueblo de “Perpetua Memoria” tu joropo! Que no te han mandado con tu concejero protocolar! O es que abusas porque te da la gana! Ya que los militares en mi país se han vuelto momentáneamente opas contentos que hasta “parte” con los Gloriosos Colorados de Bolivia te hiciste dar.

Para que te lo sepas y fíjate bien, esos soldados son descendientes de los inmortales, fieros y valientes, macizos cholos bolivianos, hijos de Pedro Domingo Murillo, Gregorio García Lanza, Mariano Graneros, Víctor García Lanza, Juan Bautista Sagarnaga, Melchor Jiménez, Juan Antonio Figueroa, Basilio Catacora, Apolinar Jaén, Buenaventura Bueno, entre muchos más. Héroes bolivianos, que no se rajaron, soldados fuertes, que en vez de “puritos cubanos” mascaban pólvora, ellos les hicieron a los chilenos “la vida un yogurt” huían gritando TEMBLAD ROTOS POR QUE AQUÍ VIENEN LOS COLORADOS DE BOLIVIA! “las tropas chilenas, superiores en muchos aspectos los mataron uno a uno, a bayoneta cargada, tiñeron con su sangre el Campo de la Alianza, dieron la última gota de esta, ni uno de ellos sobrevivió. No sea que algún día sus descendientes o los hijos de ellos, de esos mismos soldados te estén llevando en camilla a tu llano!

Isabel Velasco.

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derechos de Autor © 2016

Todo el contenido de este blog es propiedad intelectual de Isabel Velasco - isabelvelasco@hotmail.com