8 de abril de 2011

TE LLEVO EN EL ALMA TIGRE!



Allá por los años 1957 al 1962 en la Zona Norte de la ciudad de La Paz, la Avenida Perú constituía uno de los paseos más hermosos para la linda juventud y chiquillada de esos tiempos de oro, en los cuales chicos y chicas de todas partes de la ciudad llegaban donde sus familiares de visita los sábados y domingos con sus bicicletas.

Es sabido que las familias más tradicionales de nuestra ciudad Vivian por esos rumbos, subiendo desde la Plaza Murillo, pasando por el Parque Riosinho y todas las zonas desde el centro de la ciudad por supuesto, antes que La Paz bajara hacia Miraflores, Sopocachi y la Zona Sur como un tornado incontenible.

Todos los sábados era consigna o costumbre salir a la calle bajar o subir a la Avenida Perú con los amigos a pasear en bici! En esos tiempos oscuros todavía las mujeres podían pasear en la barra de las bicicletas de los chicos y era una costumbre enamorar o por lo menos sentir la respiración de esos “encamotados” en los cabellos, en una emoción sin límites. Mas tarde y felizmente, para ese entonces, llegaron las bicicletas de “mujer” y las chicas ya podían lucir su destreza en sus novedosas bicis.

Justamente en la Navidad de 1960 el Niño Jesús me había regalado una poderosa bicicleta Hércules de color verde oscuro, la emoción que se apodero de mí, no la puedo describir. Me acuerdo vívidamente como después de haber pasado unos cursos intensivos de bicicleta ya podía manejar mi bici gracias a los chicos que trabajaban en la fábrica de mixtura y serpentina Bueno Bonito Barato, los que hasta ahora recuerdo, muchos de ellos leales hermanos de toda la vida.

Un sábado en la tarde, con mi “cola de caballo” y la flamante Hércules salí a la puerta de mi casa en la calle Omasuyos, entre Independencia y Constitución, en busca de los amigos para bajar a la Perú, hasta el monumento al glorioso Alarcón, dar unas vueltas y seguramente terminar en la Estación Central, donde estaba la pista mas grande, “en nuestras ilusiones”, para correr hasta las rieles y pasear allí.

En ese momento, que consentida, esperaba a los amigos de siempre, se acerco a mí un chico lindo que siempre se paraba en la esquina de la casa y me miraba, era rubiecito, de ojos verdes, bello! Un churrito que muchas veces me dijo si me podía “acompañar “durante la subida por la Independencia, al llegar a mi casa después del colegio… nunca lo hizo, mi hermano estaba al acecho.

Esa tarde, se acerco y con toda cortesía y timidez me dijo:

“Que bella tu bicicleta”!
Y yo le conteste con semejante estupidez:
“me la trajo Santa Claus”-

Que estaba pensando. Impresionarlo…tenía solo trece o catorce años, no lo puedo precisar. Lloro al pensar en ese momento de increíble imbecilidad…éramos tan jóvenes.

El no tenía una bicicleta, pero si tenía una pelota de futbol y jugaba con los chicos de la calle, era capo, un goleador. Yo lo miraba desde la ventana de mi casa, manejaba la pelota con una habilidad increíble, que velocidad para correr, era un maestro, líder del grupo de las noches después del colegio.

Hasta ahora lo veo en mis recuerdos. Los otros chicos que jugaban con él le temían, era un señor de esas ligas infantiles de barrios, de esos grupos que nacen en las calles y de por ahí sale un crack de esos inolvidables.

Pasaron los años, la vida me llevo a otros rumbos, cambie de colegio mis papas me llevaron a un internado en Estados Unidos, deje mi barrio, olvide muchas cosas, jamás a mis amigos ni mi bicicleta Hércules. Fue parte de mi infancia y adolescencia, junto al recuerdo de ese chico bello el de los ojos claros entre las cosas más bonitas.

Un día de Septiembre, casada y con una hijita pequeña de menos de un añito en 1969 en mis brazos, en mi casa de Calacoto, escuchando la radio escuche la terrible noticia de la mayor catástrofe de la aviación nacional.

Una tragedia, el Avión DC-6B del Lloyd Aéreo Bolivia, con 74 personas, y entre ellos todos los integrantes de la delegación stronguista, el equipo de mi padre, el equipo de la familia. Nuestra tradición, nuestro legado, el orgullo!

No podía ser…era un mal sueño, una pesadilla! Inmediatamente llame a mi papa pensando que estaría muerto de un ataque al corazón, el gran animador, gualaycho de los fundadores…dirigente del Club, Don Gastón Velasco, su vida por el Tigre! Ese hombre que entraba a la cancha con las vicuñas y llenaba el estadio de mixtura y serpentina de colores aurinegros estaba de rodillas con los brazos en cruz, en San Francisco junto a todo el pueblo, pidiendo un milagro.

La población se mantuvo en vilo, nadie podía creer. Era algo inconcebible.

El gran Strongest, todos muertos! Habían ido a jugar a Santa Cruz para la fiesta del orgullo cruceño, mas al volver las noticias eran confusas, el avión estaba perdido, después vino lo peor, un grupo de mineros de la empresa Viloco hallo los restos del avión y de todas las victimas y que ironías de la vida en un sector llamado “Cancha” con todos muertos..A 4.500 metros de altura!

Nadie lo podía creer, se fue todo el equipo, nuestro Strongest, Ese domingo amaneció oscuro, corrí hacia la casa de mi papa en El Prado ahí reinaba el dolor, en realidad era como si La Paz se hubiera detenido, la gente gritaba de rodillas en las calles.. No había consuelo para ese pueblo, los hinchas viajaron a Viloco a colaborar con el rescate de las victimas...Todo fue un desastre la peor tragedia del deporte boliviano.

En ese vuelo maldito murieron todos los sueños de los stronguistas de corazón, ahí se fueron las glorias, como rehacer, no había esperanza, todo estaba perdido. Desde todos los lugares de la patria, del extranjero llegaron las condolencias. Hasta los dirigentes de otros clubs rivales, estuvieron en el entierro, fue algo que calo el espíritu nacional.

La Paz de luto, Bolivia en duelo siguió las noticias, las madres lloraban, los niños gemían, el tiempo se detuvo, como pudo suceder eso, tanto dolor ante la gran tragedia…al día siguiente de tan infausta noticia, los periódicos mostraron las fotos y las del equipo.

Yo ya casada con mis obligaciones de madre de familia y esposa, no leía mucho el periódico, mucho menos las noticias deportivas, entonces no había televisión y para mí el futbol era algo de mi padre y mi esposo.. No sabía ni siquiera quienes habían muerto, solo sabía que mi Tigre, el equipo de mis amores, el de mi tradición y orgullo, había desaparecido en Viloco. Y con todos los jugadores muertos.

Al mirar el periódico y las fotos, sentí un dolor que no puedo explicar, vi a los jugadores desaparecidos y entre ellos se encontraba el inolvidable chico de los ojos verdes, el que un día me dijo “te puedo acompañar” era Fernando Duran. Caí de bruces en el suelo, ese dolor no lo puedo explicar. Ahí estaba, yo ni siquiera sabía que jugaba en el Strongest… como decirlo…creí morir…todavía tenía en las fotos esa mirada bella que un día me hizo soñar, probablemente tenía una esposa y unos hijos, que habría sido de su vida, nunca supe más de él…ahí lo vi en la foto con los jugadores fallecidos.. El era una de las victimas.. Mi corazón se partió en dos…y hasta ahora cuando escucho Tigre mi corazón me lleva hasta Viloco para tratar de decirle:

Que lindo juegas! que bello eres muchacho gentil que un día quisiste acompañarme allí cuando teníamos 13 años y te gusto mi bicicleta! Como poder explicar este dolor, esta frustración…jamás!

En este aniversario 103 del Club de mis amores, de mi tradición y orgullo pienso en los mártires de Viloco, esos chicos que junto a todo el equipo murieron. Puede ser que ahora, los oponentes sean más fuertes, puede que el futbol nacional, no figure entre las grandes ligas, puede que los grandes equipos tengas figuras más rápidas, con más experiencia. Sin embargo todos sabemos en nuestros corazones que el amor y la pasión hacia nuestro Tigre siguen palpitando y lo seguirán por siempre. El Strongest está en nuestras almas y en la sangre y el recuerdo de los mártires de Viloco y esto debería inspirar a la hinchada y decirle hasta aquí hemos llegado con glorias, con desventajas, con tragedias, con un gran pasado y hemos renacido de las cenizas y cuando juguemos la próxima vez, tengamos presente que ellos los que se fueron ese día fatal nos están observando y en este aniversario recordar que si nos levantamos de las cenizas una vez, lo haremos cien veces en la cancha y en nuestros corazones... Las grandes tragedias a veces nos ensenan como aferrarnos a la gloria, y a la eternidad!

SI NO LO SIENTES NO LO ENTIENDES

HUARIKASAYA KALAKATAYA HURRA HURRA VIVA EL STRONGEST CARAJO!

Isabel Velasco.

Bookmark and Share

Únete al club oficial del Club The Strongest en Facebook presionando aquí.

12 comentarios:

  1. Que linda fot, me acuerdo que esta foto la teniamos en el living room de mi casa!

    ResponderEliminar
  2. Aunque no soy gualdinegro, tu nota me ha emocionado y me ha retrotraido a ese dia aciago en que todo un equipo, tan querido por los paceños, se perdió. Gloria a esos valientes muchachos!

    ResponderEliminar
  3. Que linda historia esos momentos los recuerdo como si fuesen ayer y esa foto tambien la tenia en la tienda de mi madre,y la llevo por siempre en mi memoria y en mi corazon.i es cierto SI NO LO SIENTES NO LO ENTIENDES.

    ResponderEliminar
  4. Que linda historia, esa foto me trae muchos recuerdos la teniamos en la tienda de mi madre. Volverla a ver y leer esta nota me volvio a esos tiempos cuando se vive de verdad, cuando el futbol y el Strongest son tu vida que manera de vivir esta vida tan facil y lindo. Y es ciertO. SI NO LO SIENTES NO LO ENTIENDES

    ResponderEliminar
  5. IVAN PEREZ:
    ESTE TEXTO HACE QUE ME SIENTA MAS ORGULLOSO DE MI TIGRE, MAS STROGUISTA, MAS LUCHADOR, ESPERO QUE LO LEAN LOS JUGADORES, AQUELLOS QUE SOLO ESPERAN EL FIN DE MES PARA COBRAR, Y NO SIENTEN LA CAMISETA, QUE PIENSEN QUE JUEGAN CON LAS ILUSIONES DE LA HINCHADA MAS GRANDE DE BOLIVIA...
    GRANDE THE STRONGEST !!! ERES MI PASIÓN

    ResponderEliminar
  6. Ahora siento una gran responsabilidad al ver a mi hijita de 7 y mi "changuito" de 5 con los colores de mi tigre: transmitirles "ESO" que otros no sienten ni tienen, GRACIAS por alimentar nuestra vida con esas lineas, Gracias por NUESTRO TIGRE CAMPEON POR SIEMPRE!!!

    ResponderEliminar
  7. FELICIDADES ISABEL TUS RELATOS SON SIEMPRE EMOTIVOS Y NOS HACE HINCHAR EL PECHO DE ORGULLO POR ALGO QUE ES REALMENTE INEXPLICABLE, TENEMOS UNA HISTORIA HERMOSA Y ÚNICA, ENVIDIADA POR MUCHOS EN TODO EL MUNDO.

    QUE VIVA NUESTRO QUERIDO THE STRONGEST POR SIEMPRE.

    ResponderEliminar
  8. Linda historia Isabel, recuerdo muy bien esa fotografía y ese aciago dia para nuestro Club y el Fútbol Nacional en general.

    ResponderEliminar
  9. comparto todos los comentarios y gracias por los recuerdos,

    ResponderEliminar
  10. Los clubes grandes y de cepa nunca pierden su memoria institucional...te felicito Isa, gran relato de como se sintio esa tragedia..

    ResponderEliminar
  11. los clubes grandes siempre mantienen la memoia historica...lianda historia de como se sintio esa tragedia en los corazones pacenos. Felcidades Isa...

    ResponderEliminar

Derechos de Autor © 2016

Todo el contenido de este blog es propiedad intelectual de Isabel Velasco - isabelvelasco@hotmail.com