14 de noviembre de 2012

LA “BELLE EPOQUE” DEL TEATRO MUNICIPAL



Muchas veces cuando escuchamos a nuestros padres o abuelos hablar de sus “épocas como las mejores” pensamos que exageran, pero no es así, realmente lo fueron en todo aspecto.
 Refiriéndonos al campo artístico teatral diremos que fueron las mejores, ya que nadie podría imaginarse que en el antiguo y vetusto edificio del Teatro Municipal se presentaron compañías internacionales con artistas de fama mundial quienes después de penosos y fatigosos viajes llegaban desde Europa para actuar en La Paz y ofrecer las mas escogidas obras de teatro y ópera!

El Teatro Municipal fue estrenado el 18 de Noviembre de 1854 con un gran concierto literario musical, desde esa fecha comenzó una actividad cultural intensa en la cual los paceños ávidos de espectáculos de jerarquía hicieron del teatro el centro de su vida social y artística.

A partir de 1900 se inicio para el Teatro Municipal un periodo prolífico en cuanto a presentaciones artísticas de prestigio se refiere, durante los primeros veinticinco años de ese siglo llegaron a nuestra ciudad las mejores compañías de teatro español y eventos liricos de fama mundial.

En 1904 visito La Paz la compañía “Scognamilio” con la magnífica orquesta dirigida por el concertista “Di Gesu” representando las operas” “Manon”, “La Boheme”, “La Tosca”, según periódicos de la época esto le costó a la comuna 2.000 libras esterlinas.



En 1910 actuó la compañía, “Florit” con 51 artistas, 20 coristas y 16 profesores de orquesta. Asimismo, la compañía italiana “Gattini Angellini”, cuyo tenor Constantino Bordiga murió súbitamente, no dudamos que por un terrible “sorojchi” y el debut de la obra tuvo que ser aplazado.

El año 1909 el 25 de Julio se presento la compañía “Fernández” con la cotizadísima soprano Bertoluzzo y una cuadrilla de toreros representando la ópera “Carmen”.

Entre otras renombradas compañias que llegaron figuran el “Coloso del Teatro Nuevo”, “José Tavalli” y su selecto conjunto de artistas, quienes estrenaron obras mundialmente conocidas como: “Otelo”, “Magda”, “Hamlet” y la gran figura del teatro español Enrique Porras representando para los paceños obras de la “madre patria” como “Tierra Baja”, “El Gran Galeoto”, “En Flandes se ha Puesto el Sol”, entre muchas más.

Fue para el año 1925 el del Centenario de la República que el Teatro Municipal se vistió de gala, haciendo arreglar sus instalaciones para recibir a la famosa compañía de opera de Mario Juristic y anuncio con bombos y platillos la “Gran Temporada Oficial de Opera en Conmemoración al Centenario de la República”, auspiciada por el gobierno nacional. Bajo la dirección del Maestro Don Arturo de Angelis, con Erico de Francisco, barítono y Ada Sari, soprano. Lo singular y anecdótico de la temporada fue que los jóvenes paceños “macanudos” de la época fueron invitados como “extras” dándose el caso de muchos ciudadanos conocidos de nuestros días quienes nunca olvidaron su actuación junto a cantantes de fama internacional en “El barbero de Sevilla”, “Aida”, “Rigoleto” y otras.

A estas representaciones asistía el Presidente de la República, los embajadores y otros personajes, sin que eso evitara que los amigos de los famosos “extras”, ubicados en la galería, aplaudieran frenéticamente a los noveles actores, aunque solo su actuación se limitara ser un “simple coracero”.

Entre las muchas anécdotas del Teatro Municipal figura la primera presentación del “Gramófono” en nuestra hermosa ciudad de La Paz. Su llegada causo sensación, por muchos días se estuvo repartiendo boletines en los que se leía:
           
                 “CANTARÁ CARUSO EN EL MUNICIPAL”


Nada más ni nada menos que ¡Caruso!, fue así que ante la expectativa de oír al gran cantante, el teatro se lleno de bote a bote. Esa noche el Municipal se hallaba con lleno completo, lo más granado y rancio de la aristocracia llego al mismo, no cavia “aguja en un pajar”. Este acontecimiento marcaria época.

Los telones del salón se hallaban cerrados !silencio total!....a la señal de las tres campanillas se abrió el telón, en medio del escenario ¡un gramófono!, al escuchar las primeras melodías la gente no podía respirar, nadie podía controlar su emoción y se escucho la voz del cantante, nuestros abuelos maravillados al extremo irrumpieron en aplausos, fue un éxito rotundo, en la primera presentación los aplausos y ovaciones hicieron que la canción se repitiera cinco veces, y eso fue en la inauguración de la temporada cuando CARUSO llego a La Paz!


La presentación de compañías nacionales con espectáculos de gran envergadura era parte de la vida cotidiana de los ciudadanos de la “ciudad del grandioso Illimani”. Muchos todavía recordaran la “Escuela Dramática Paceña” creada por Manuel de la Quintana la misma que se lucio con obras como “El Conde de Montecristo”, “Don Juan Tenorio”, obras de categoría que nunca más se volvieron a ver.

Existen miles de historias que se cuentan del Teatro Municipal, pero entre las muchas que contaban mis tíos y abuelos siempre salía a colación una de la cual dicen que fue lo más gracioso y a la vez dramático que ocurrió en la vida de los habitúes del Teatro en La Paz.

Allí por el año 1925 se estreno con gran expectativa la obra dramática “La Mujer X”, con un elenco fantástico de grandes artistas nacionales e internacionales, actuaba como primera figura la actriz nacional Cristina Velasco de Cervantes, llamada “La Dama del Teatro”, lo anecdótico es que en su estreno se produjo un hecho singular.

Esta obra fue anunciada por los periódicos, con grandes titulares, el dramatismo iba a ser extraordinario, los artistas ensayaron tenazmente. Es decir y en pocas palabras era el “evento del siglo”! una obra de gran intensidad, suspenso una red maestra de intrigas, misterios y emociones.

Toda la ciudadanía congregada para algo espectacular en la noche del estreno, las señoras con sus mejores pieles, tocados y los caballeros de tongo y bastón… los palcos, butacas y galerías repletas, comenzó la función, “no volaba ni una mosca”, el suspenso era estremecedor, en el silencio absoluto del teatro, en el cual ni los actores respiraban, sorprendió al publico un gran susurro que irrumpió en el silencio de un extremo de la galería dirigido al frente

           ”Satuuuuucooooo…nos vamos a ir juntos yaaaa…”

y se escucha la respuesta con otro susurro que venía del frente del salón principal con otro susurro:

            “ Yaaaaaa Joooseeeesoooo…”

Dicen que en ese momento el público agarrado de sus sillas de la emoción irrumpió en tremendas carcajadas las que contagiaron a los artistas, terminando así con el dramatismo y la seriedad de la función. Al día siguiente las páginas de las noticias tuvieron un banquete, una fiesta de sabrosas notas en los periódicos de La Paz.

La actividad teatral de antaño, no se limitaba al Teatro Municipal, el año 1915 se inauguro el “Teatro Princesa”, el punto de encuentro de los pijes elegantes de La Paz, allí se exhibieron los mejores espectáculos de teatro, llegaron compañías de comedia y zarzuelas españoles, cupletistas de renombre mundial como la Argentinita, quien cautivo a la juventud paceña, también llego desde España la famosa tonadillera “Petite Imperio”, posteriormente la cupletista “Pepita La Madrid” quien se lucio con los últimos “couplets” de moda, los cuales volvieron locos a los “dandis” paceños.

En la Exposición del Centenario el año 1925 se presento un conjunto de artistas chilenos que había llegado desde Santiago para ese gran acontecimiento. Bajo la dirección de Juan Páez, hicieron su aparición las primeras “bataclanas” que habían visto los ojos de los maravillados paceños!! Causaron sensación…furor!!

Y tras ellas se volcó la juventud, el grito de las damas de la sociedad se escucho hasta en los cielos, pero nada impidió que después de su actuación triunfal en el Teatro de la Exposición, pasaran a debutar en el gran Teatro Princesa.

Simultáneamente, llegaron desde Buenos Aires, junto con la “exposición argentina” dos grandes orquestas, invadiendo el ambiente paceño con tangos inolvidables como el “Penado 14”, “Ladrillo está en la Cárcel”, esa época la juventud de nuestra ciudad se volvió tanguera, en realidad trastornaron a la ciudadanía los chilenos con su “bataclanas” y los argentinos con sus tangos.

La próxima oportunidad que escuchemos expresiones como “qué tiempos aquellos…” suspiremos en silencio, pues no cabe la menor duda de que las épocas que vivieron nuestros padres, bisabuelos y tatas, fueron las mejores. Así de fácil!

Isabel Velasco.


Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derechos de Autor © 2016

Todo el contenido de este blog es propiedad intelectual de Isabel Velasco - isabelvelasco@hotmail.com