20 de octubre de 2015

¡SALUD CHUKUTAS!


Bookmark and Share

Cuando se conmemora un hecho glorioso, cuyo recuerdo llena el espíritu de múltiples ideas y hace surgir nobles sentimientos de amor hacia la tierra que nos vio nacer, vienen a nuestra memoria acontecimientos de épocas pasadas, tiempos idos de esplendor, en los cuales los paceños, hijos del hermoso Illimani, festejaban la fundación de nuestra ciudad con verdadero entusiasmo y fervor patriótico.

En esta oportunidad recordaremos los festejos del 20 de Octubre del año 1929, inolvidables para muchos, aun ahora en el nuevo milenio. Según crónicas que nos contaron y otras extraídas de periódicos de la época estos fueron preparados con muchas semanas de anticipación. Los actos culturales de todas las entidades cívicas y asociaciones incluían funciones de gala en los distintos teatros y salas cinematográficas de la ciudad.

En esa ocasión el Teatro Municipal, adhiriéndose a los festejos del 20 de Octubre hizo traer a la Compañía de Teatro “De Vilches” la cual se presentó con la hermosa obra “Olimpia”, de ambiente cortesano cuya trama fue ejecutada a la altura de los prestigios del conjunto extranjero que cosechaba aplausos por todo el continente. Dicen que el público que asistió al teatro quedo impresionado por esa demostración de arte dramático, la cual volcó taquilla.

Así mismo el “Teatro Princesa” ofreció un gran y extraordinario programa con la presentación en “vermut” de un concierto de gala ofrecido por el pianista Humberto Vizcarra Monje.

La víspera, el 19 de Octubre se realizaron en todas las plazas y parques verbenas populares amenizadas por bandas del ejército y estudiantinas que entusiastas recorrían las calles del barrio de Churubamba, alegrando a todo el vecindario.

La entidad cívica “Los Amigos de la Ciudad” preparo un nutrido y variado programa desde la mañana del 19 de Octubre, comenzando con una solemne Misa celebrada por el Obispo de la ciudad, Monseñor Seifert, en la Catedral Metropolitana, donde asistieron los escolares de los colegios primario y secundario, así como las escuelas rurales que para esa ocasión habían llegado a la ciudad. Posteriormente se inició un desfile desde la Catedral hacia el Palacio Consistorial, donde se entonaron el Himno Paceño y numerosos canticos patrióticos.

Para el día 20 de Octubre la Zona de Churubamba se vistió de gala, todas las casas y balcones fueron adornados con banderas, farolitos, guirnaldas y arcos de flores, pues en la Plaza Alonso de Mendoza se llevaría a cabo el acto más trascendental de grande y significativa solemnidad. En efecto, a las 10 de la mañana se inició el acto conmemorativo con la presencia del Presidente de la Republica Don Hernando Siles, altos dignatarios de estado, cuerpo diplomático y distinguidos e ilustres paceños, invitados especialmente. Gran cantidad de público se dio cita en la plaza de Churubamba para festejar tan digno acontecimiento. Los discursos pronunciados con motivo de esta solemnidad fueron elocuentes expresiones de patrióticos sentimientos paceñitas.

La familia del Coronel Maximiliano Munguía, heroico soldado de la Guerra del Pacifico, propietario de la Casa del “Corregidor o del Cabildo” la misma que fue la primera casa erigida en la ciudad, perteneciente a Don Alonso de Mendoza cuando se fundó La Paz, engalano y adorno con banderas y guirnaldas de flores todo el edificio, levantando en su frontis un hermoso altar patrio donde se efectuaron la ceremonia y los homenajes a la fundación con discursos, proclamas y arengas en las que tomaron parte autoridades y principales vecinos de la ciudad.

El Honorable Consejo Municipal organizo en la tarde de ese glorioso día la “Gran Carrera de Caballos en el Hipódromo”, con participación de caballos “sunichos” “pur-sang”y jinetes indígenas. Desde tempranas horas una inmensa multitud de espectadores se apiño desde “La Alameda” hasta el Hipódromo del “Sporting Club” en Sopocachi para presenciar un espectáculo completamente diferente, pues ni en Londres, ni en Paris, ni en Roma se había visto jamás carreras de indígenas vestidos con el traje típico aimara, con sus cabalgaduras diminutas que sorprendieron por su fuerza y agilidad, inútil seria hacer una descripción sucinta de aquella fiesta, donde tanta destreza y habilidad lucieron estos “jockeys” de nuevo cuño, oriundos de la altiplanicie de los Andes.

Otro de los actos que concito la atención de la sociedad paceña ese 20 de Octubre de 1929 fue el “Dejeuner Dansant” ofrecido por el Club de La Paz como uno de los principales festejos de aquel día. Esta fiesta matinal, que causo animación y expectativa entre los círculos sociales fue ofrecida y auspiciada por la Sociedad Protectora de la Infancia y la Sociedad Filarmónica de La Paz, dando lugar a una lúcida y animada reunión en la que se reunió lo más granado de la sociedad paceña, representada por los más distinguidos elementos. Las bellas hijas del Illimani se presentaron hermosas como nunca a gozar de esta fiesta magnifica, en la cual se hizo derroche de alegría y distinción. Las señoras y señoritas asistentes llevaron consigo la nota de elegancia y belleza. Difícil si no imposible, sería hacer una pintura exacta del hermoso y arrogante aspecto de aquella inolvidable jornada. Belleza, lujo, alegría y cordialidad fueron los distintivos característicos de personas y cosas. El menú fue servido espléndidamente. El arreglo y decoración de los salones y comedores fue sencillo y elegante. La orquesta selecciono su mejor música y estuvo a la altura del “Dejeuner Dansant” de aquel gran día.

En Horas de la tarde, la entidad cívica “Los Amigos de la ciudad”, presidida por el ilustre paceño don Alberto Muñoz Cornejo, coloco una placa conmemorativa en la portada de la Casa del Corregidor y el Cabildo de la ciudad de La Paz, justamente en el lugar donde se inició la construcción de nuestra ciudad por los españoles. En esa misma oportunidad, dicha institución paceña hizo entrega de medallas de oro a los paceños más destacados en los campos científicos y culturales. Fueron galardonados el eminente hombre de ciencia don Belisario Díaz Romero y Don Manuel Vicente Ballivian.

Continuando con los numerosos actos programados por esa entidad, se hizo entrega en la Av. Camacho el edificio de la Liga de Empleados de Comercio de La Paz, acto sujeto a programa especial.

El “Centro Juvenil, Cultural e Intelectual 20 de Octubre” ofreció una “velada de gala” en la “Casa del Cabildo”, celebrando un aniversario más de la fundación de la ciudad con un programa cívico-cultural, donde se reunieron intelectuales y meritorios paceños. Iniciaron el programa entonando las notas marciales del Himno Nacional, seguido por un discurso inaugural efectuado por el Presidente del Centro, Señor Hugo Brun C.; posteriormente, el Secretario de Cultura de esa institución Señor Federico Oblitas, dio una interesante conferencia sobre la fundación de la ciudad. Otros números fueron: “Canto a La Paz”, poesía leída por el joven Luis Asturizaga García, un discurso por el Secretario de Régimen Externo Señor Luis H. Valdivia y como broche de oro un “solo de canto” por el socio Señor Alfredo Medina. La marcha final fue solemnemente entonada por la orquesta de Don Pepe Molina. Siguió una gran recepción ofrecida por el Centro a las familias de los asociados.

Coincidiendo con esta fecha, el “Hotel Paris” estreno su nuevo salón de confitería. En efecto a las 5 de la tarde de ese 20 de Octubre se abrió al público el “Salón de los Espejos de la Confitería Paris”, elegante y de estilo versallesco. Su propietarios el Señor Fernando Mauri, se esmeró en presentarlo lujoso y confortable, de tal modo que sea el mejor centro social de reunión de la capital, como que así fue desde entonces: el “rendez vous” de la sociedad paceña de esa época. La inauguración se verifico con una lúcida fiesta, donde hizo su debut en La Paz la celebrada orquesta “Rigon”, desarrollando un programa especial de música clásica, al que siguió la ejecución de un variado y selecto repertorio de las últimas novedades de Buenos Aires en tangos, “fox shimmys” y “one steps”. Finalmente la maestra flautista Ida Rigon Jamiske, profesora y compositora ejecuto la pieza musical “Saluti a La Paz”, de su propia creación.

Que 20 de Octubre aquel. Eran épocas en las cuales había que celebrar y bien, con todo el corazón, más que todo porque había paceños de cuño preocupados del progreso y del futuro de nuestra ciudad.

Para esos hombres que hicieron de La Paz el centro del patriotismo y de la nacionalidad nuestro agradecimiento.

¡SALUD CHUKUTAS PICO VERDES!

Isabel Velasco.

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derechos de Autor © 2016

Todo el contenido de este blog es propiedad intelectual de Isabel Velasco - isabelvelasco@hotmail.com