30 de marzo de 2009

“CUARESMA”, “SEMANA SANTA” EN LATINOAMERICA

Entre los hechos positivos emergentes de la dominación española, esta sin duda la llegada de la religión católica al nuevo continente. Una nueva conquista, pero esta “espiritual”. Las armaduras, la espada y los cañones fueron sustituidas por la cruz de Cristo.

Esta dominación tuvo diversas formas de asentamiento, para el caso nos referiremos particularmente en esta ocasión a las tradiciones de Semana Santa en Latinoamérica las cuales se practican como en ningún otro lugar en el mundo, con una pasión y devoción indescifrables.

Durante la colonia, la estructura social en las capitales latinoamericanas tuvo características especiales, estas también se impusieron por diversos factores al campo religioso y se llegaron a implantar diferentes ritos y prerrogativas religiosas incluso en iglesias destinadas para las distintas clases sociales.

Emergente del trato mencionado nació un catolicismo nativo, el cual con grandes características de integración indígena surgió en las capitales sudamericanas con sus más claros matices, una religión con ribetes especiales de características propias.

Una de las más grandes expresiones de ellas se rememora en las fiestas de Semana Santa. En algunos países todavía existen estas costumbres, en otros como en el mío que es Bolivia las están tratando de eliminar. Sin embargo y para constancia recordaremos como en tiempos idos la Semana Santa fue celebrada con gran devoción.

A partir del Miércoles de Ceniza, cuando las fiestas del carnaval terminaban comenzaba una época de recogimiento y penitencia, en las ciudades los fieles asistían a las solemnes misas en las cuales los sacerdotes estampaban en la frente de los pelígreses una cruz de ceniza la cual todos ostentan con fervor.
Los santos de todos los altares de las iglesias eran cubiertos con mantos de color morado, dando así comienzo a la Cuaresma.

Actualmente en muchos países todos los viernes durante cuarenta días, es de rigor la presencia del Cristo Crucificado o Señor de la Amargura, postrado caído con la cruz a cuestas, coronado de espinas y sangrando. Imágenes de belleza increíble traídas desde España o creadas por artesanos de épocas coloniales.

Sin duda esta imagen paralizaba los corazones de muchos de nosotros que durante nuestra infancia tuvimos que sufrir esta agonía, pues estas son aterradoras. En estos tiempos de precaución estarían “Rated R”.

El Domingo de Ramos constituye el comienzo de la “Semana Santa” o “Semana Mayor”. Demás esta decir que hasta hoy en día se la celebra con mucho fervor, fe y arrepentimiento. En países como México, Colombia, Perú, Guatemala, Venezuela y Ecuador, las iglesias se convierten en un espectáculo lleno de colorido y devoción. Los fieles asisten a la procesión de “palmas y ramos” para ver pasear por las calles a la representación de Jesús montado en un asno el cual pasea por las calles y avenidas, rememorando la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén entre canticos, ramas de olivo y hojas de palmeras, las mismas que son bendecidas durante la Misa de Ramos.

En las puertas de las Catedrales, Basílicas e Iglesias, se venden las palmas muchas veces tejidas y bordadas magistralmente por los artesanos de cada pueblo en nuestra hermosa Latinoamérica.

Es tradición para nosotros llevar a la casa una de las palmas bendecidas, esta constituye para todos un auxilio que veneramos religiosamente, ya sea en la cabecera de nuestro dormitorio, al pie de una imagen de nuestra devoción o detrás de la puerta principal de la casa. También no faltan las “solteronas” que hacen pisar la palma con la imagen de San Antonio y muchos que la ponen junto a un billete de la lotería…por si acaso.

El vulgo le ha asignado diferentes prodigios, es un talismán para librarse de toda desgracia, maldición, mal de ojo, robo, secuestro, herencias, peleas conyugales, abuso domestico. Los católicos por supuesto tenemos que tener un palma bendita detrás de la puerta de nuestra casa pues así nuestros hogares estarán sanos y salvos. A ella se le atribuye el poder de atajar los rayos, las enfermedades y la protección de toda la familia.

Así, con mucho respeto, con devoción, procesiones y fiestas comienza en Latinoamérica la Semana Santa. En los recuerdos de nuestros mayores están las novenas y quinarios a los cuales no faltaba nadie que se creía temeroso de Dios a objeto de limpiar sus faltas y pecados. Las visitas a las iglesias el Jueves Santo, el ceremonial de los curas con toda pompa, tanto en la vestimenta de los sacerdotes como en el arreglo de los altares, los ritos incluyen canticos y rezos. Callan todas las campanas, siendo estas sustituidas por matracas. Antiguamente los fieles vestían de luto estricto, aun los mas pobres lucían un cintillo negro en la parte superior del brazo. Por su parte las señoras no dejaban el mantón, este exigía talle esbelto, sus pliegues delineando los contornos de la cintura con un ala del manto o rebozo tirado sobre el hombro con intencional abandono y coquetería, contribuyendo así poderosamente a realzar el donaire exquisito que para vestir tenían nuestras abuelas latinas.

En el Perú, el Domingo de Ramos se recuerda con la escena bíblica en la cual Jesús entra en los pueblos a lomos de un burro blanco conocido como la “Burrita de Ramos”. La procesión mas espectacular de “Viernes Santo” se realiza en la ciudad de Ayacucho, la misma que esta denominada como segunda en el mundo entero, después de Sevilla, la belleza de los ritos, de las imágenes y del fervor publico en las procesiones son atracción para cualquier turista.

En Venezuela existe la tradición de que las palmas del domingo de ramos sean traídas de las montañas de Chacao debido a un gran milagro que aconteció en ese lugar a finales del siglo pasado.

Igualmente en este país se realiza la “Quema de Judas” el cual es un personaje despreciado y pues debe que ser ahorcado y reventado por la “justicia popular” El muñeco que representa a Judas tiene que ser una persona de la comunidad que este considerada como una amenaza para la sociedad, repudiada y odiada…ya sabemos a quién tendrían que ahorcar este año en La Semana Santa. Esta tradición tan antigua comenzó el año 1499 y el primer Judas “ahorcado y reventado” fue Américo Vespucio!

En el Ecuador en las poblaciones de la localidad de Cotopaxi, se realiza el desfile de las Almas Santas y los ecuatorianos tienen que degustar los doce platos de Semana Santa, los cuales representan a los doce apóstoles, recordando así a los asistentes a la Ultima Cena del Señor.

En Centroamérica una de las Semanas Santas más memorables tiene lugar en Guatemala, allí las mujeres son las encargadas de llevar las estatuas del Santo Cristo Crucificado y del Santo Sepulcro así como también de la Madre Dolorosa. El toque de colorido son las calles empedradas por donde pasan las procesiones, cubiertas de mantos de hermosas flores convertidas en hermosas alfombras con diferentes dibujos autóctonos realizadas por los artistas indígenas. Flores de colores morados, lilas, celestes, un espectáculo bellísimo realizado con amor, el cual tiene raíces tan antiguas como el país mismo.

Ya no es mito que las celebraciones de Semana Santa mas fabulosas del mundo están en México, una realmente espectacular se realiza en la ciudad de Iztapalapa en México, en esta región se conmemora el “Vía Crucis del Señor” con representaciones de actores escogidos de la propia comunidad y de acuerdo también a sus meritos, existe un comité organizador quien tiene a su cargo la elección de Cristo, entre los jóvenes más devotos y ejemplares de esa región, por supuesto este título es el más disputado, los roles de la Virgen María, Poncio Pilatos, María Magdalena y los doce apóstoles son escogidos con mucho respeto.

En un ambiente de gran respeto, se lleva a cabo en Iztapalapa toda la representación de la pasión de Cristo con cruz, clavos y coronas de espinas en vivo. Las tradiciones en Michoacán son celebres también, bueno dicen que México es conocido mundialmente por sus trágicas historias que datan desde hace siglos.

La devoción, el espíritu de nuestros pueblos es lo que nos hace tan únicos. Seguramente hay lugares donde se vive la Semana Santa con gran intensidad, donde vemos Cristos llenos de llagas, sangre, cruces, espinas, madres dolorosas, apóstoles que cenan mas no comparten…bueno la creatividad y el arte del hispano no tiene limites así también sus tradiciones, historias y leyendas.

En Bolivia estamos viviendo una tragedia en vivo y en directo, la Semana Santa seguramente ya no se celebrara, menos mal que todavía están paradas las iglesias y Evo Morales no las ha mandado a derrumbar, estará pues invocando a los dioses de los “ancestros” en el Lago Titicaca, en la Isla del Sol, espero que Manco Kapac lo escuche! Y lo ilumine!

Isabel Velasco.

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derechos de Autor © 2016

Todo el contenido de este blog es propiedad intelectual de Isabel Velasco - isabelvelasco@hotmail.com